miércoles, 3 de marzo de 2010

Me pudo
la sangre en las venas.
Me pudo
la guerra fría.
Me pudo
aplastar el eco de tan callada.
Me pudo
el miedo a sonreir.
Para toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario