jueves, 30 de diciembre de 2010

Viscerales


Inicio del Prólogo de Mario Crespo

La idea inicial de esta antología era compilar en ella textos de autores viscerales, de esos que suelen vaciarse sobre el papel. Queríamos hacer un libro que fuera pura dinamita. Vísceras, entrañas. Apuntamos nombres conocidos y buscamos otros nuevos. A lo largo de esta fase nos dimos cuenta que había autores que parecían viscerales y en realidad no lo eran y que había otros aparentemente cerebrales que tampoco eran tal. No estábamos encontrando escritores viscerales, sino textos viscerales. Esto nos permitía abrirnos a otros ámbitos, escuchar otras voces y poder elegir nombres con mayor libertad.

Hicimos una preselección y contactamos con los autores para explicarles nuestras motivaciones y pedirles su colaboración. Muchos no tenían claro qué era exactamente lo que pretendíamos. Entonces decidí redactar un borrador de prólogo que contuviese, entre otras cosas, una declaración de intenciones. Una especie de arenga para que los seleccionados escribiesen con pasión sobre alguna inquietud que necesitaran expulsar a modo de purificación, independientemente del género y el estilo que cada uno emplease para ello. Les propusimos que no escribieran un texto para una antología, sino que viviesen una experiencia liberadora, una catarsis; en resumen: que se quedaran a gusto.(...)


No hay comentarios:

Publicar un comentario