jueves, 18 de junio de 2009

Alberto Lema

El otro día, en el recital que dimos en Santiago, Salieron a recitar los chicos de Estaleiro unos poemas de Alberto Lema, y como me gustó bastante, hoy os cuelgo un poema de su libro "Crónicas do Chan" "Crónicas del suelo".



Mi mundo tiene la forma
De un billete de cincuenta
Empapado en cocaína,
La forma de la mandíbula tiesa,
Y los ojos muy abiertos y líquidos
De los que conocen el secreto.


Señora, su hijo toma coca,
Y también el policía, el abogado,
Y el señor diputado, señora,
El cuarto de baño está siempre cerrado.


Yo vi los mejores y los peores
De mi generación,
Y los vi porque yo era uno de ellos,
Esperar a primeros de mes
Por la pequeña raya sin rabia
Que haga más larga la noche del sábado,
más cierta la idea de estar vivos.


Y algunos que fueron cayendo, y no muertos,
y un día regresaron porque ella
es paciente y espera por ti
en el lugar de siempre.
Y saber después que no eres más tú,
que es otro el que ahora no sabe parar de hablar
o terminar este poema sin apología.


Y vuelvo hacia atrás, hacia el lugar
donde tu rostro en el espejo sonríe
y te dice hola qué tal,
como si quisiera algo contigo,
vuelvo hacia el lugar donde se perdió
para siempre
mi buen nombre de chaval formal,
el lugar apenas salvaje
que conocí con vosotros, hermanos,
con los que compartí el tesoro,
y la ilusión de la fuerza que había
de abrir todas las puertas
mientras lo imposible nos lamía los pies
y quería concedernos tres deseos


ahora que ya éramos más fuertes que él.
Y os digo
no era la vida la que nos llamaba,
hermanos, éramos nosotros los que la llamábamos
a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario